Skip navigation

u2-the-joshua-tree-wallpaper-128-9

Marzo de 1987. El calor todavía apretaba en Buenos Aires mientras yo esperaba a mi novia de aquel entonces a la salida de Ciudad universitaria, a orillas del Río de la Plata. Ambos éramos fanáticos perdidos de U2 (nos conocímos hablando de ellos) y en esos días nuestros irlandeses favoritos acababan de publicar “The Joshua Tree”, pero como viviamos en el culo del mundo no podíamos disfrutar de las nuevas canciones, por aquellos años los discos se editaban 2 o 3 meses después de su lanzamiento. Mientras el resto del mundo disfrutaba del disco definitivo en la carrera del mítico grupo nosotros esperabamos con ansias adolescentes que se publicara la cutre edición nacional.

La espera termino cuando ella, con una sonrisa memorable, se acerco a mi. Saco su walkman, me puso los auriculares, le dió al play y comienzó a sonar la intro de “Where The Streets have No Name”. A través de un amigo recién llegado de Francia consiguió el disco e hizo una copia para nuestro disfrute personal. Ese recuerdo lo llevaré grabado en mis oídos, cerebro y corazón hasta el jodido día que me muera.

Año 2013. Estamos en Madrid, preparando lo que será un viaje de trabajo que nos lleva a recorrer diferentes ciudades de USA. Todo son tickers de avión, hoteles, permisos, mails y demás asuntos burocráticos. En un momento mi compañero de viaje (el amigo @goliveira) me dice que hay un parque natural en LA que quiere conocer y si me apetece que nos pasemos por allí en el periplo, el sitio en cuestión es el Joshua Tree National Park. En ese momento mi cabeza hizo PLOP! Y se atrasó a aquellos recuerdos de juventud. Esa portada en el desierto en blanco y negro (también hay un antes y después en la carrera de Anton Corbijn con esas fotos) Ese sonido, ese look de la banda, esos irlandeses conquistando América y mi corazón.

Nos levantamos a las 5 de la madrugada para poder llegar temprano antes que el calor del desierto nos cocine, descargamos el disco previamente para ponernos en clima, todo estaba listo. Debo reconocer que en el camino (dos horas y media desde LA) la ansiedad se adueño de mi persona, habia pasado demasiado tiempo, ni los U2 ni yo ya somos lo que fuimos. Temia esa horrible sensación de ver una película que idolatrabas en tu adolescencia pero que el paso del tiempo la destroza y le quita toda su magia. Pero ante la aparición de la primera Yucca brevifolia todo volvió al lugar correcto, le dí play al iphone conectado a nuestro Jeep 4X4 (momento descriptivo a la Brad Easton Ellis, muy 80’s) y mientras el disco sonaba mi emoción crecía con cada acorde. Estaba allí, en el sitio que fue la fuente de inspiración de ese disco enorme en la historia del rock y en mi vida.

Una vez atravesada la entrada al parque, nos dirigimos a la recepción en busca de información y de la ubicación exacta del arbolito en cuestión para replicar las antológicas fotos de la portada y el booklet del disco. Nos recibe una empleada del parque, nos dá la información del sitio y en ningún momento hace referencia alguna a los U2. Una vez terminada su exposición mi amigo Guillermo le cuenta lo que significa para mi el sitio y le pregunta por la ubicación del tal mentado árbol. Con sus palabras llegó la amargura.

A partir de aqui este post se convierte en el juego de “elige tu propio final” Ya me dirás con cual te quedas.

Final A

Nos dijo que efectivamente los músicos se alojaron a metros del sitio y tenian todo preparado para hacer las fotos allí, pero que las autorizaciones no llegaron a tiempo y, cansados de esperar, se fueron. Las fotos que todos conocemos se hicieron en el Death Valley, y del árbol original no queda nada porque los fans (esos imbéciles) lo fueron destrozando de a poco, el único recuerdo en el sitio es una placa conmemorativa con una frase que lo resume todo: “have you found what you’re looking for”. Fin.

Final B

Nos dijo que efectivamente los músicos se alojaron a metros del sitio y tenian todo preparado para hacer las mentadas fotos allí, pero que las autorizaciones no llegaron a tiempo y se fueron, las fotos que todos conocemos se hicieron en el Death Valley, y que del árbol original no queda nada porque los fans lo fueron destrozando de a poco.

Con Guillermo nos dimos media vuelta, subimos al Jeep, pusimos nuevamente el disco, nos mantuvimos un rato en silencio, avanzamos un par de kilómetros y cuando el paisaje fue el ideal nos bajamos cámara en mano e hicimos las fotos que jamás los U2 pudieron hacer. Posamos como si fueramos la jodida banda más grande del planeta en 1987!!! El verdadero espíritu del árbol de la vida era nuestro y para pruebas las imágenes al final de este post.

Si, soy de los que ve siempre el vaso medio lleno. Encontré lo que estaba buscando :)

1012311_10152009873384377_215374021_n 1045072_10152009872679377_691954929_n 947162_10152009872959377_1935250752_n

1448_10151753936747783_1604421750_n

joshua BYN 03 joshua BYN 02 joshua 01 BYN

About these ads

3 Comments

  1. Enorme post.
    Enorme.

  2. Que par de nostálgicos! Como siempre, un lujo su post, Milone.
    Beso.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: