Skip navigation

cartel fib 2014

Si señoras y señores, el FIB ya esta aquí, con un cartelazo que te caes para atrás. Tengo la suerte y el privilegio de poder asistir (gracias a Pringles, todo sea dicho) con una pandilla encantadora y dos bellezas como compañeras de ruta (@Soylua y @Electricnana) y como somos la mar de majos te vamos a proponer un reto para que vengas con nosotros a disfrutar de la playa, la fiesta y por sobre todas las cosas de la música.

Durante los próximos días (a partir del martes 8 de julio hasta el jueves 10) vamos a regalar un pack de 2 abonos al día, vamos a proponerte una Yincana audiovisual… Tranquilos, no entren en pánico que es muy sencillo.

Cada día estará dedicado a un artista del cartel del festival, Los tres subiremos vídeos con las pistas para descubrir cual es el elegido.

1. A las 11 hs. se publica en mi cuenta (@martinmilone) un video que te da la primera pista.

2. a las 16 hs. se publica un video en la cuenta de @soylua un video que te da la segunda pista.

3. A las 19 hs. se publica un video en la cuenta de @electricnana un video que te da ya la tercera pista.

Si descubres cual es el artista del día lo único que tienes que hacer es subir un video a instagram con el hashtag #NosvamosalFIB  cantando tu canción favorita (o la que conozcas) de dicho artista.  Puedes participar todas las veces que quieras con todas las canciones que te aparezca, no hay límite.

El viernes Pringles anunciará desde su cuenta quienes fueron los afortunados ganadores de los abonos al FIB.

Puedes consultar las bases legales aquí.

Ya lo sabes, saca el artista que hay en ti, prende la cámara y a participar.

Nos vemos en Benicàssim :)))

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10467965_906025612747324_332770834_n

 

Photo By @goliveira

Para aquellos que ya atravesamos las fronteras del pueblo cuarentón (tacuaren town) y vivimos la música como un tema muy serio, un sujeto como Bryan Ferry es definitivo en nuestra historia. Lo conocimos en su comienzo glam con Roxy Music (si no fuera por ellos el movimiento new romantic  jamás hubiera existido) vivimos juntos su etapa como ícono de la cultura yuppie (su clásico “Salve To Love” aparece en el soundtack de nueve semanas y media) para luego acomodarnos placenteramente en su papel de crooner adulto y disfrutar de versiones elegantes de artistas de la talla de su amado Dylan.

Anoche tuvimos el enorme placer de disfrutar de su arte en vivo y en directo. El público asistente a la sala La Riviera era adulto tirando a mayorcito, pijos con sweaters a los hombros acompañados de MILF’s rubísimas desbordando dorado., mezclados entre esta fauna tan M80 estábamos los musicólogos de siempre. Y juntos esperábamos ansiosos dos cosas; descubrir el repertorio que nos tenia preparado el artista, y que el técnico de sonido hiciera milagros en uno de los espacios que peor suena en esta ciudad.

A las 9.10 bajaron las luces y comenzó el espectáculo, una banda de jóvenes con dos coristas espectaculares eran el marco ideal para uno de los tipos más elegantes del mundo. A partir de ese momento comenzó un delicioso recorrido por las joyas de la corona Ferry.

Mi top 3 de momentazos Bryan.

1. Que la segunda canción fuera la que más ganas tenía de escuchar: “Kiss And Tell”, hitazo ochentero perdido que mola tanto que no se te arruga el Armani.

2. El momento “More Than This” en versión piano enganchado con “Avalon”. Pelos como escarpias.

3. Llegando al final del concierto la super versionaca de “Virginia Plain” mis mejillas pedían a gritos purpurina mientras bailaba cual loca posesa.

Un concierto para el recuerdo, elegancia y emotividad a partes iguales. Quiero dedicar este post a mi queridísimo amigo Guillermo, un crío de 27 años (con una hermosa alma viejuna) que anoche estallaba en lágrimas de alegría con cada canción.

 

 

 

 

 

929088_250079751862415_1779240442_n

Buzzcocks en el escenario Heineken #HiddenTracks

Y llegó el momento. Superada la resaca del #PS14 y tomando distancia del hype y la histeria provocada por tan magno evento, los dejo con mi poco humilde reflexión acerca de la cumbre hipster/indie/postureo más importante del año. Y como molo cantidubi y me va lo retro y lo hortera lo hago en formato premio… ¡empezamos!

 

Premio “Fideos con tuco” para los Queens Of Te Stone Age.

Partieron absolutamente la pana. El concierto más impecable de todo el festival, donde mezclaron las enormes canciones de su último (y glorioso trabajo) con sus hitazos repletos de power. Una fokin’ delicia.

 

Premio “Éramos pocos y parió la abuela” para los Arcade Fire.

Son canadienses pero en escena se comportan como rockeros balcánicos dementes. Un concierto aparentemente caótico pero medido al milímetro… Otros que llegaron al festival con su último discazo bajo el brazo y con los que una parte importante del placer reside en ver lo jodidamente bien que se lo pasan en escena.

 

Premio “No le vengas a papá mono con bananas verdes” al Maestro Dr. John.

A mí ya sólo con verlo caminar me basta. Ni en mis mejores sueños imaginaba poder ver al maestro en vivo… menos mal que me equivoqué. Barcelona se convirtió en New Orleans durante 50 minutos, un Mardi Gras particular que no olvidaré en mi vida.

 

Premio  “Pegáme y llamáme Marta” para Nine Inch Nails

Trent Reznor esta como una puta cabra y al mismo tiempo es un genio absoluto en lo suyo. En escena lo demuestra en cada minuto, ruidismo del bueno, beats, power y miedo, mucho miedo. Todo eso junto fue su concierto. Acojonante en todos los aspectos, el doloroso (y hermoso) cierre con “Hurt” es otro de esos recuerdos que quedarán para siempre en mi capocheta.

 

Premio revelación “Tenés todos los discos de Gapul” para Chromeo

Y cuando ya creía que todo estaba terminado aparecen estos dos y nos ponen a bailar cual locas discotequeras posesas, unos jodidos cracks del synth pop, amantes de Cerrone, Moroder y el euro disco mas rabioso de los ’80. Si no los conoces,  no pierdas un minuto más leyendo esto: búscalos en Spotify y ponte a bailar.

 

Premio “Moviendo el ojete con aerobics de Jane Fonda” para Chk Chk Chk

Creo que era la banda que más ganas tenía de ver en vivo en todo el festival. Les tocó la noche más jodidamente fría y así y todo me tuvieron bailando su concierto entero, su frontman es genial. La banda, una relojería del beat perfecta. Geniales es poco.

 

Premio “Apretá que no se abolla” para Buzzcocks

Y el escenario Hidden Tracks (gracias Heineken por invitarnos) escondía el mejor concierto de todos, los incombustibles Buzzcocks me devolvieron a mi más tierna adolescencia punk. Ver a Pete Shelley con el look abuelito de Heidi pero sonando con toda la fuerza del mundo es algo que quedará grabado en mis retinas para siempre. Conciertazo de una bandaza eterna e incombustible.

 

#PS14 en #SoyLuaVMAG

 

891340_430379907099288_1693483693_n

 

Hace una semana exactamente volvíamos del festival SOS 4.8, éste fue el pistoletazo de salida de la temporada festivalera en España. Disfrutamos como enanos (gracias Opel) de la experiencia al completo. Mi amigo (y compañero de ruta) Arturo Paniagua se marcó un tremendo post crónica del festival y con Lucía Pardavila mostramos parte de la experiencia en el ya clásico #SoyLuaVMAG.

Y para completar la trilogía les dejo aquí mi top five de momentos festivaleros. Si sois carne de festival, estoy seguro que al menos dos de tres cumplís.

5.  El #selfie es el Rey

En estos tiempos tan ‘Black Mirror’ es notable cómo el foco de atención cambia por completo. Antes toda estaba dirigida al artista en escena, no queríamos perdernos ni un movimiento de su actuación, luego llegaron los teléfonos con cámara y nos esmerábamos por intentar el mejor plano para conservar el momento… aunque sea con pésimo audio y a 100 metros. Ahora, lo que importa es el “yo estuve ahí y tú, no”.

4. El VIP

Ese espacio que antes era reservado sólo para unos pocos elegidos, ahora por la módica suma de 20 € la jornada es accesible al público en general. Enorme decepción la que se encuentran cuando descubren que del otro lado sólo hay humanos igualitos a ellos y alguna que otra estrellita mediática menor. Eso si, el playback exclusivo de las Nancys Rubias sólo podías disfrutarlo si estabas dentro.

3. You Got the Look

Los que ya tenemos unos (cuantos) años recordamos aquellas escenas míticas de Woodstock y toda la gente en pelotas o cubierta del lodo… pues ahora eso es impensable. El look que llevamos al festival es casi (o más importante) que las bandas que tocan. Sombreros, gorros, camisetas con leds y hasta americanas fueron parte del look del SOS 4.8. Antes muerta que indie sencilla.

2. “El” concierto

En lo personal lo que más disfruto de los festivales son las revelaciones. Descubrir a esa banda o solista que aprovecha al máximo su momento ante el gran público no tiene desperdicio. Claramente, el concierto de los Varry Brava quedará en mi memoria como la mejor fiesta del SOS4.8. Estos chicos tienen todo para triunfar y ponernos a bailar el alma.

 1. Momento groupie

Y coronando el ranking: el momento ‘Almost famous’. Compartir hotel con las estrellas es el MUST. Que tu chica llegue a la habitación y te diga que compartió ascensor con Damon Albarn, desayunar con los chicos de Neuman, cruzarte con los Kooks y escuchar a las coristas en la habitación contigua a la tuya ensayando “Tender” son esas cosas que hacen de los festivales una experiencia maravillosa y una fábrica de recuerdos únicos.

 

 

 

 

 

 

sos-4-8-7396254749

 

A España se la conoce mundialmente por su sol, su gastronomía y desde hace ya unos años por acoger muchos de los mejores festivales de música de Europa. Y, sin dudarlo, el SOS 4.8 es uno de los más importantes de la península ibérica.

Durante 48 hs. la ciudad de Murcia acoge uno de los eventos más divertidos y eclécticos del año. Un festival donde conviven todas las tendencias y estilos musicales posibles. Y yo tengo muy claro cuáles no me pierdo por nada en el mundo… Aquí mi top 5:

Damon Albarn.

Estrenando su nuevo disco solista (una maravilla de la delicadeza) seguro que algún hit de Gorillaz y Blur se marca por el camino.

Pet Shop Boys.

Nunca los vi en directo (el momento plumífero perfecto del festival) a bailar como una loca perdida sus clásicos “West End Girls” y “Go West”.

El Mató a un Policía Motorizado.

Estos chicuelos son de mi patria y tengo especial debilidad por ellos. De lo mejorcito que surgió en los últimos años de Argentina. Muchas ganas de disfrutar sus canciones en directo.

León Benavente.

Uno de mis nuevos favoritos de este lado del charco. Abraham Boba es el timonel de esta orquesta maravillosa del caos controlado. Imperdibles en directo; una banda como las de antes.

Henry Jenkins.

No por último el menos importante, la conferencia del padre del transmedia es uno de mis objetivos principales de este festival. Como buen cañonero de pro no puedo perderme la oportunidad de disfrutar de las palabras del mejor analista de la comunicación del siglo XXI.

Y para colmo de males los secuaces de esta aventura son inmejorables. Gracias a la gente de Opel mis complices del road trip son @SoyLua, @Carla_Varona y mi brother @AJPaniagua. Un dream team inmejorable para disfrutar de un festival memorable.

A modo de botón, la playlist que Sonará en nuestro Corsa :)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

12853968365_a8af4806b9_o

Photo By Mario De La Renta

“Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña” Esta frase que escucharon tantísimas veces en su vida está muy en línea con nuestra propuesta inicial de Tupperdisc, nosotros llevamos la música en vinilo a donde la gente esta, y en algunos casos creamos el evento para que la gente venga. A un año del primer encuentro podemos decir orgullosos que el experimento funciona a las mil maravillas. Muchos fueron los momentos que compartimos en 2013 y muchos más los que se sucedan en este 2014.

Pero como conformarnos no es algo que se nos dé muy bien, le dimos una vuelta de tuerca más al asunto, y así surgió la idea de crear El Club del Vinilo de Tupperdisc.

La idea es muy sencilla, nosotros enviamos a nuestros seguidores una reseña de un disco seleccionado 15 días antes de su lanzamiento. A partir de ese momento quien quiera el disco en cuestión se pone en contacto con nosotros y lo enviamos el mismo día del lanzamiento para que lo reciba en la comodidad de su hogar, o lo pueda venir a buscar al evento Tupperdisc donde hagamos la presentación en sociedad del mismo. No podéis negar que lo ponemos sencillo.

Quien encargue el disco no solo recibirá la preciada joya, esta irá acompañada de algún regalo extra que iremos contando proximamente.

Empezaremos con una humilde lista de correo pero prometemos ir creciendo a medida que avance el año.

Y para los que quieran decir dentro de unos años “yo estuve ahí cuando empezaron” tenemos ya listo nuestro primer lanzamiento. El día 17 de marzo se publicó la edición vinilo de ’Holly’, el esperadísimo segundo trabajo del gran Nick Waterhouse.

Pueden hacer sus encargos a tupperdisc@gmail.com

Y los esperamos  a todos el día 20 de marzo en la fiesta Nick Waterhouse en Madklyn.

A no olvidarse que la gira del amigo Waterhouse por españa comienza el día 27 de este mes en Santiago de Compostela (Sala Capitol), continúa el 28 en Madrid (Copérnico) pasando por Valencia (La3 Club) el 29 para cerrar con gloria el día 30 en Barcelona (Music Hall). Demás está decir que tienen una enorme oportunidad para descubrir en vivo todo el talento de este enorme artista.

Pues lo dicho, empezamos esta segunda etapa con nervios y emoción. A petarle de discos la montaña a Mahoma.
Y recuerden #NoVinylNoLife.

2013

Se nos va, el 2013 llega a su fin, dejando más cosas buenas que malas (al menos en lo personal), y por suerte para todos, un montón de música.

Mi humilde reseña de lo mejorcito de este año, y sus respectivas playlist (internacional y español), espero lo disfruten.

Internacional:

10. Foreverly – Billie Joe + Norah

Todo aquí es raro. El punky Billie se junta con la delicada Norah a versionar enterito un clásico de los Everly Brothers… ¿Cuál es el resultado? Una pequeña joya incomprendida por la crítica pedante y valorada por los corazones sensibles carentes de prejuicio. Un disco tan único como maravilloso, a disfrutarlo que no creo que se pueda volver a juntar tanta magia.

Mejor canción: Lone Time Gone

9. Times all Gone – Nick Waterhouse

El disco debut de un crooner siglo XXI. Una especie de hermano bizarro de Amy Winehouse y primo tardado (pero bien) de Jack White, esa mezcla crea un sonido único para el disfrute de todos. Altisimamente recomendable, otro al que el vinilo le sienta de maravillas.

Mejor canción: Say I Wanna Know

8. Bye Bye 17 – Har Mar Superstar

Definitivamente una de las gemas del año, un discazo de soul clásico y pop sesentero que te atrapa desde la primera escucha. Ideal para su disfrute en vinilo (fue uno de los mas vedidos en Tupperdisc) este trabajo es una masterpiece en toda regla. La “Sexy” portada del disco es un capítulo aparte.

Mejor canción: Restless Leg

7. Ghost on ghost – Iron and Wine

Otros que nunca fallan, gracias a ellos puedo crear conceptos dementes en mi cabeza del tipo “elegancia bucólica”. Arreglos preciosos, delicadeza por todas partes y te garantizo que después de escuchar este disco te sientes mejor persona. Desde el track uno ya sabes que nada malo va a pasar, canciones que piden abrazos a gritos. Bello es poco.

Mejor canción: Caught in the Briars

6. Shot Down The Streets – AC Neuman

Este disco debería figurar en wikipedia como la definición de pop perfecto. Las armonías vocales como eje en cada una de sus canciones, Brian Wilson y Elvis Costello se pueden quedar tranquilos que en el siglo XXI sus influencias siguen vivas gozando de muy buena salud.

Mejor canción: Encyclopedia Of Classic Takedowns

5. ...Like Clockwork – Queens of the Stone Age

Le pongo el pecho a las balas y me atrevo a decir que este es el mejor disco en la historia de los QOTSE. Equilibrado por donde se lo mire, ecléctico en sus invitados y poderoso sin perder vigor en ningún momento, el Josh se quitó el polvo del desierto pero lo justo, una maravilla post stoner. Apto hasta para los oídos de las féminas más delicadas.

Mejor canción: I Sat By The Ocean

4. Pale Green Ghosts – John Grant

El segundo disco en solitario del ex Czars lo borda. La melancolía habitual de nuestro enorme amigo se mantiene intacta, en algunos momentos acompañada por sintetizadores y en otros a dúo con Sinead O’Connor. Grant hace de sus tragedias domésticas nuestras delicias musicales, esperamos poder disfrutar de su infelicidad por mucho tiempo.

Mejor canción: Pale Green Ghosts

3. The Next Day – David Bowie

El maestro volvió, y con tutti. después de tanto silencio despertó del letargo y se marcó uno de sus mejores discos en los últimos 20 años. Canciones con olor a la trilogía berlinesa aderezadas con toda la modernidad a la que siempre nos tuvo acostumbrados, Bowie de pura cepa para todos los gustos.

Mejor canción: Where Are We Now?

2. Reflektor – Arcade Fire
Los Arcade Fire superaron el síndrome del tercer disco, y con creces. Cuando todo indicaba que el fuego épico de los canadienses se estaba extinguiendo publican esta cuarta maravilla hija de la mejor mixtura y nos vuelan la peluca una vez más. Todo es belleza en este trabajo. Capítulo aparte para el videoclip de “Afterlife”, la mejor canción del disco para mi.

1. Random Access Memories – Daft Punk

Es imposible negar el primer puesto de la lista a este disco, no sólo por su maravillosa concepción sonora, ni por su enorme estratégia de marketing, lo merece por devolver el POP de calidad a los primeros puestos en los charts de todo el mundo. desde Thriller de Michael Jackson o Nevermind de Nirvana que no pasaba nada igual. Los gabachos lo bordaron y por eso se merecen la palma.

Mejor canción: Loose Yourself  To Dance

Español:

10. Joe Crepúsculo – Baile de Magos
En todos sus años de trayectoria es el primero que el amigo Joe entra en mi lista, probablemente esto suceda porque la exaltación de su momento vital/discotequero coincide con el mio. Y por sa razón este fue uno de los imprescindibles del año, y el amigo Crepúsculo nos confirma que la ironía también se puede bailar.

Mejor canción: Nuevo Amanecer.

9. Pony Bravo – De palmas y Cacería.

Lo de Pony Bravo no tiene nombre, estos chicos nadan en aguas mentales donde se mezclan CAN y Los Delincuentes, narcótica de la buena y un futuro tan impredecible como genial, talento a cascoporro. España necesita menos Alboranes y más Ponys. He dicho.

Mejor Canción: Político Neoliberal

8. Babasónicos - Romantisísmico.

Un relojito. Los Babasónicos si sacan disco estan en mi lista seguro, supervivientes de un país donde el pop de calidad es solo un recuerdo. Elegantes por sobre todas las cosas.  Dandys, carismáticos, truhanes y todos esos calificativos que tanto le gusta usar a D’argelos en sus canciones. Discazo.

Mejor canción : Run Run

7. León Benavente - León Benavente.

Una de las superbandas del año, grandes músicos (Boba, Verdú, Baos y sigamos sumando) suman sus individualidades en un concepto de banda de poderosisimo pop, respetando la tradición de esas épicas de los ’80 con las que ellos aprendieron gran parte (me recuerdan a Killing Joke hasta el dolor). Nivel tanto en lo musical como en sus letras, así da gusto.

Mejor Canción: La Palabra

6. StandStill – Dentro De La Luz.

Una vez más los Standstill nos vuelan la cabeza, su nueva obra no solo esta a la altura de esa maravilla que fue “Adelante Bonaparte” sino que la superan, Los arreglos son de una belleza insoportable, el disco respira buen gusto por todos sus tracks, de lo más emocionante que escuche este 2013.

Mejor canción: Adiós, Madre, Cuidate.

5. Rusos Blancos – Tiempo de Nísperos.

Elegancia, sarcasmo y buen gusto, las tres cosas que necesito para sobrevivir en este mundo son virtud en la obra de los Rusos Blancos. Un disco redondo (risas) que muestra a la banda en su mejor momento. Ideal para los que somos anti chandal.

Mejor canción: Baile Letal 3

4. Iván Ferreiro – Val Miñor – Madrid: Historia y Cronología Del Mundo.

No se cuantas veces seguidas escuché “Pájaro azul” desde el día que salió este disco, es un mantra de belleza absoluta. Lo mejor que tiene lo nuevo de Iván Ferreiro es que suena a clásico desde la primera escucha. Este disco es un hit tras otro. No me atrevo a decir que es su mejor disco, porque se que todavía tiene mucho con que sorprenderme.

Mejor Canción: Pájaro Azul y Chainatown

3. Guadalupe Plata – Guadalupe Plata.

Definitivamente el mejor directo que ví este año. En vivo son una máquina de blues demoledora con la que no puedes dejar de moverte como un poseso. Voodoo andaluz o la etiqueta que quieran, son algo de otro planeta, bandas como esta hacen subir el nivel musical del panorama español a espacios que no conocía antes. Sorprendente es poco, definitivamente imperdibles en vivo.

Mejor Canción: Esclavo

2. Julio de la Rosa – Pequeños Transtornos Sin Importancia.

Y Julio por fin lo peto. Definitivamente su disco esta en (casi) todas las listas ocupando los primeros puestos, increíble es poco. Un trabajo delicioso, fino, elegante, de esos que se usan para cicatrizar en bonito y que en la piel solo queden las marcas que tu quieras. Rodeado de lo mejor del patio musical actual creó una pieza que va a trascender el tiempo. Clasicazo en toda regla.

Mejor Canción: El disco entero. En serio, no me puedo decidir.

1. Egon Soda - El Hambre, El Enfado y la Respuesta.

Y esto es lo que pasa cuando el mejor productor de españa se decide a sacar su segundo (y difícil) disco. Me roba el corazón y se lleva la palma de este humilde pero sincero top ten. Uno de esos discos que no puedes parar de escucharlo, arreglos vocales e instrumentales acojonantes, un sonido demoledor, épico. Ricky Falkner es de lo mejor que le pudo pasar a la música de este lado del mundo. Gracias por este disco muchachos, me salvó la vida (o al menos la noche) en más de una ocasión.

Mejor Canción: La Nueva Internacional.

Aquí estan, esto son amiguitos, si llegaron hasta aquí feliz año nuevo y que el 2014 llegue repleto de cosas bonitas y mucha música.

64150_10151464790043880_1036150784_n

“Alguien dijo una vez
que yo me fuí de mi barrio,
¿Cuándo? …Pero cuándo?
Si siempre estoy llegando.”

Anibal Troilo – Nocturno a Mi Barrio

Decir que Bowie es solo un músico sería limitarlo, mutilarlo, quitarle su parte más interesante. Existe un antes y un después en la historia de la cultura popular a partir de su aparición en escena. Podría asegurar – sin temor a equivocarme- que todos nosotros,  de forma consciente o inconsciente, somos placenteras víctimas de su enorme legado.

Y esto lo pude comprobar (reafirmar) personalmente en la exhibición “Bowie is here” en el Victoria & Albert de Londres. Una retrospectiva sobre su vida y su obra absolutamente exquisita. El espacio elegido para esta muestra es tan grandilocuente como la estrella en cuestión. Y el diseño multimedia es la cereza que corona el pastel. Maravilloso es poco.

Los patrocinadores de tan magno evento son Gucci (la moda y Bowie son sinónimos) y Sennheiser (sound and vision… ¿te dice algo? ) y este último es una parte fundamental de la exhibición. Cuando llegas a la muestra te hacen entrega de unos bonitos cascos conectados a un receptor, a partir del momento que entras a la primera sala comienza la aventura sonora, un recorrido a base de canciones, audios, entrevistas y demás efectos te acompaña hasta el final de la muestra. Este gigantesco track va cambiando a medida que avanzas en la muestra, el diseño sonoro estuvo a cargo de Tony Visconti, un viejo e inseparable aliado de Bowie.

En ese viaje vemos gran parte de los elementos que construyeron el mito, sus influencias y todo aquello que formó parte de su vida artística. Claramente no es tarea sencilla condensar la enorme trayectoria de este artista en dos salas del Victoria & Albert, pero debo reconocer que la muestra esta excelentemente curada, y los hitos más importantes estan representados perfectamente. Vamos, que la muestra funciona tanto para los “fan from hell” como yo y para los paracaidistas habituales del arte.

Los dejo con un detalle muy simpático que tiene la muestra en su trayecto final. Una tabla periódica mostrando sus influencias, sus contemporáneos y sus “copycats”. Es inevitble verla y tomar conciencia que Bowie estuvo (y estará) presente en nuestra vida más alla de gustos o disgustos.

Bowie nunca se fue, el siempre esta llegando a nuestras vidas.

Los dejo con un par de videos para que puedan intuir de que va el asunto.

u2-the-joshua-tree-wallpaper-128-9

Marzo de 1987. El calor todavía apretaba en Buenos Aires mientras yo esperaba a mi novia de aquel entonces a la salida de Ciudad universitaria, a orillas del Río de la Plata. Ambos éramos fanáticos perdidos de U2 (nos conocímos hablando de ellos) y en esos días nuestros irlandeses favoritos acababan de publicar “The Joshua Tree”, pero como viviamos en el culo del mundo no podíamos disfrutar de las nuevas canciones, por aquellos años los discos se editaban 2 o 3 meses después de su lanzamiento. Mientras el resto del mundo disfrutaba del disco definitivo en la carrera del mítico grupo nosotros esperabamos con ansias adolescentes que se publicara la cutre edición nacional.

La espera termino cuando ella, con una sonrisa memorable, se acerco a mi. Saco su walkman, me puso los auriculares, le dió al play y comienzó a sonar la intro de “Where The Streets have No Name”. A través de un amigo recién llegado de Francia consiguió el disco e hizo una copia para nuestro disfrute personal. Ese recuerdo lo llevaré grabado en mis oídos, cerebro y corazón hasta el jodido día que me muera.

Año 2013. Estamos en Madrid, preparando lo que será un viaje de trabajo que nos lleva a recorrer diferentes ciudades de USA. Todo son tickers de avión, hoteles, permisos, mails y demás asuntos burocráticos. En un momento mi compañero de viaje (el amigo @goliveira) me dice que hay un parque natural en LA que quiere conocer y si me apetece que nos pasemos por allí en el periplo, el sitio en cuestión es el Joshua Tree National Park. En ese momento mi cabeza hizo PLOP! Y se atrasó a aquellos recuerdos de juventud. Esa portada en el desierto en blanco y negro (también hay un antes y después en la carrera de Anton Corbijn con esas fotos) Ese sonido, ese look de la banda, esos irlandeses conquistando América y mi corazón.

Nos levantamos a las 5 de la madrugada para poder llegar temprano antes que el calor del desierto nos cocine, descargamos el disco previamente para ponernos en clima, todo estaba listo. Debo reconocer que en el camino (dos horas y media desde LA) la ansiedad se adueño de mi persona, habia pasado demasiado tiempo, ni los U2 ni yo ya somos lo que fuimos. Temia esa horrible sensación de ver una película que idolatrabas en tu adolescencia pero que el paso del tiempo la destroza y le quita toda su magia. Pero ante la aparición de la primera Yucca brevifolia todo volvió al lugar correcto, le dí play al iphone conectado a nuestro Jeep 4X4 (momento descriptivo a la Brad Easton Ellis, muy 80’s) y mientras el disco sonaba mi emoción crecía con cada acorde. Estaba allí, en el sitio que fue la fuente de inspiración de ese disco enorme en la historia del rock y en mi vida.

Una vez atravesada la entrada al parque, nos dirigimos a la recepción en busca de información y de la ubicación exacta del arbolito en cuestión para replicar las antológicas fotos de la portada y el booklet del disco. Nos recibe una empleada del parque, nos dá la información del sitio y en ningún momento hace referencia alguna a los U2. Una vez terminada su exposición mi amigo Guillermo le cuenta lo que significa para mi el sitio y le pregunta por la ubicación del tal mentado árbol. Con sus palabras llegó la amargura.

A partir de aqui este post se convierte en el juego de “elige tu propio final” Ya me dirás con cual te quedas.

Final A

Nos dijo que efectivamente los músicos se alojaron a metros del sitio y tenian todo preparado para hacer las fotos allí, pero que las autorizaciones no llegaron a tiempo y, cansados de esperar, se fueron. Las fotos que todos conocemos se hicieron en el Death Valley, y del árbol original no queda nada porque los fans (esos imbéciles) lo fueron destrozando de a poco, el único recuerdo en el sitio es una placa conmemorativa con una frase que lo resume todo: “have you found what you’re looking for”. Fin.

Final B

Nos dijo que efectivamente los músicos se alojaron a metros del sitio y tenian todo preparado para hacer las mentadas fotos allí, pero que las autorizaciones no llegaron a tiempo y se fueron, las fotos que todos conocemos se hicieron en el Death Valley, y que del árbol original no queda nada porque los fans lo fueron destrozando de a poco.

Con Guillermo nos dimos media vuelta, subimos al Jeep, pusimos nuevamente el disco, nos mantuvimos un rato en silencio, avanzamos un par de kilómetros y cuando el paisaje fue el ideal nos bajamos cámara en mano e hicimos las fotos que jamás los U2 pudieron hacer. Posamos como si fueramos la jodida banda más grande del planeta en 1987!!! El verdadero espíritu del árbol de la vida era nuestro y para pruebas las imágenes al final de este post.

Si, soy de los que ve siempre el vaso medio lleno. Encontré lo que estaba buscando :)

1012311_10152009873384377_215374021_n 1045072_10152009872679377_691954929_n 947162_10152009872959377_1935250752_n

1448_10151753936747783_1604421750_n

joshua BYN 03 joshua BYN 02 joshua 01 BYN

daft-punk-signs-to-columbia-plans-to-release-new-album-this-spring-1

Recuerdo la primera vez que escuché (en realidad ví) a los franceses encasquetados. Corría el año 1997 y su presentación en sociedad fue con un video absolutamente demente de la canción “Around the World”, una coreografía retro/patético/espacial dirigida por Michel Gondry (el talento siempre se junta). El video tenia cualidades magnéticas, no podías dejar de mirar la pantalla mientras la canción entraba en tu sistema nervioso para quedarse pegoteada para siempre.

Pero más allá de ese primer impacto, mi amor con la banda se confirmó en mi primer viaje a Europa, llegando al aeropuerto de Amsterdam escuché  “One More Time”, ese himno al siglo XXI era una maravilla, derrochaba la alegría del “primer mundo” que era el viejo continente por aquellos años. El disco al completo es genial, un homenaje al dance de los ’70 pero con todas las pastillas de los ’90. Un equilibrio perfecto que no chocaba en ningún momento. Ya se dejaban ver las influencias y el talento detrás de estos músicos (no DJ’s, jamás confundir) todo era coherente: su estética, sus increíbles videos (animaciones de Leiji Matsumoto), todo funcionaba y millones de personas en el mundo idolatraron y copiaron su estilo.

A tanto llegó el asunto que ellos se saturaron de ellos mismos. A partir de ese momento fue el abuso del abuso. Que si sacamos un grandes éxitos, que si un disco en vivo, que el sello me apura y saco una bazofia olvidable como “Human After All”, etc, etc, etc. Personalmente los dejé abandonados y me resigne a imaginar una vida sin ellos, escuchar cada tanto sus viejas maravillas y recordar aquellos años como si fueran la talla 34 de un Levi’s, algo muy lejano en mi vida.

Pero el año pasado mi corazón volvió a latir, reaparecen con el soundtrack de la trurñopeli remake del (no necesario) clásico Tron. El disco es regulín, pero estaba claro que lo usaron para lubricar el ambiente. Ellos hacen música pero no tienen un pelo de tontos, querían saber si su público seguía por allí, atento, esperando algo más de su parte. Y si, las gordas fans estábamos hambrientas de su brie musical (si, esta frase esconde claramente referencias sexuales)

Y mientras pensaba que estaban oxídados y viviendo de contar sus historias a jóvenes modelos en Cannes los chicuelos se estaban currando a destajo el que sería su nuevo y enorme trabajo.

Y con un timing maravilloso – como franceses elegantes que son dejaron que Bowie comience el año lectivo- empezaron a mostrar a cuentagotas su obra. Cuando escuche “Get Lucky” por primera vez mi corazón se estremeció, esa guitarra ritmica era perfecta, la base sólida como un bloque y la voz de Pharrell Williams se encargaba del resto. Era como volver a escuchar el mejor Prince, era disco music puro en momentos de asepsia e inmovilidad hipster. El sonido sexy volvía a estar de moda, y ellos eran los responsables.

Fueron soltando perlitas, pequeños documentales donde el maestro Giorgio Moroder habla de sus tiempos de gloria y de ellos como si de los nuevos dioses del olímpo tecno se tratara. Todo el mundo quería saber más del segundo disco más esperado del año, y una semana antes del lanzamiento lo cuelgan en iTunes para escucharlo completo. Y ahí, en ese momento, es donde me vuelvo un flan.

Me esperaba un buen disco, en su línea, con sus influencias de siempre y esas cositas, pero no, estos jodidos hijos de una hiena me atrasaron a mi más absoluta y tierna infancia. En Random Access memories habita gran parte del banco de sonidos de mis inicios musicales. Vuelven a mis oídos Steely Dan, Alan Parsons, Cerrone, Donald Fagen, Giorgio Moroder y cosas que los jovenzuelos generación “pincho con el iPad” no tienen ni puta idea. El disco desborda elegancia por todas partes!!! Esta grabado con un cuidado y una delicadeza que no merece ser escuchado en reproductores cutres de mp3, es una jodida maravilla (mi frase!) Y no puedo negar el enorme condicionamiento emocional que provocan todos esos sonidos en mi. Apelan a una memoria musical que es la base donde se soportan los miles de discos que llevo oídos en mi vida.

Lo que más me alegra del asunto es saber que algún joven ávido de curiosidad – como lo fui yo en su momento- investigará de donde vienen todos esos soniditos e influencias de estos chicuelos, y solo por esta simple razón el disco ya es un clásico, un destapador de mentes, un abrelatas a la historia de la música.

Gracias mis queridos gabachos, una vez más mi corazón es todo vuestro.

Dedico este post por aguantar(me) desde hace 10 días escuchando el disco una y otra vez a @juanfranmiguel, el hombre de la paciencia eterna.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores